domingo, 18 de octubre de 2009

Enséñame tu código

Estamos en un época en la que hablar del software libre y decir que lo apoyas es guay. Está de moda y son muchos los que se aproximan a esta revolución abrazándose a ella sin contemplaciones. Este movimiento es claramente integrador y no suele mirar el diente al nuevo potrillo que se incorpora a la manada. Esto está grabado a fuego en las conciencias de quienes lo inicaron, de quienes lograron que creciera y de quienes lo hemos visto madurar. Así debe serguir siendo.

Sin embargo, sí hay un detalle sobre el que me gustaría llamar la atención.

El software libre lo hacen personas y, cada vez más, lo sustentan empresas comprometidas con este movimiento, a menudo, más allá de la rentabilidad económica. Por eso, a cada persona con cierta responsabilidad y poder de acción que habla de software libre y dice apoyarlo, debemos preguntarle sin tapujos...

¿Qué haces tú por los desarrolladores (comunidades) y empresas de software libre?¿Qué haces tú por aquellos que hacen posible que estés hablando de software libre o incluso viviendo de ello?¿Qué devuelves a aquellos que te han dado tanto sin pedir nada a cambio?

A ti, responsable de cualquier índole que hablas de software libre como si lo hubieras inventado. A ti que vives del resultado del trabajo liberado por otros y se te llena tanto la boca hablando de las bondades de las 4 libertades. A ti que, desde tu responsabilidad, dices promover o promocionar el software libre. A ti que se te llena la boca hablando del 2.0, de la eDemocracia, de la transparencia....

A ti, y a gente como tú que me encuentro todos los días les digo, sin acritud, sin rencor, sin ánimo de ofender y desde la tranquilidad de espíritu que me da saber que eres bienvenido, como lo fui yo hace un tiempo... te digo, como antes me dijeron a mi...

ENSÉÑAME TU CÓDIGO

y yo añadiría...y déjate de rollos, que no andamos en tiempos de perder el tiempo.

¿Es tan difícil predicar con el ejemplo?
Publicar un comentario