domingo, 20 de abril de 2008

Diferencias entre trabajar para empresas privadas y trabajar para AA.PP

Al igual que el anterior, este artículo fue escrito hace varios meses y lo hago público ahora.

Esta es mi segunda experiencia trabajando para la AA.PP. en proyectos a medio plazo y son varias las conclusiones a las que voy llegando. Algunas pueden cambiar con el tiempo y otras puede que sean sóo producto de mi experiencia, no generalizables. Quiero exponerlas con el fin de dejar registro de ellas, ver cómo evolucionan en el futuro y enriquecerme con las opiniones de los lectores.

a.- Las inercias son increíblemente poderosas, por lo que, especialmente las pequeñas, se mueven por impulsos de quienes tienen responsabilidades. Estos impulsos deben ser enérgicos y sostenibles durante unos días para que la base de la pirámide visualice que la prioridad de una acción es alta. Debido a esto, la fórmula habitual de suministrar trabajo por paquetes de tareas se debe modificar y esos paquetes deben agrandarse para poder ser más eficientes. Sebe establecerse un mecanismo de control para vigilar que las acciones se realizan.

b.- La proactividad en el trabajo con la AA.PP. es básica. Si no puedes predecir lo que hay que hacer, los tiempos de espera se convierten en improductivos. Esto requiere de una experiencia previa trabajando con ellas porque no suele ocurrir así en entornos privados.

c.- Más vale hablar una vez con el Alcalde que cinco con el funcionario responsable. Dicho de otra manera, los impulsos son mayores cuanto más alto en la pirámide se genere, si de lo que se trata es de tareas estratégicas. Si el impulso se refiere a tareas básicas o a cuestiones técnicas, este axioma se invierte.

d.- La burocracia es un gran enemigo a batir que genera una carga de trabajo importante y que debe gestionarse adecuadamente. La experiencia en este apartado es básica para que cualquier proyecto con AA.PP. porque, en no pocas ocasiones, este gran enemigo se convierte en tu mejor aliado, en especial, cuando las cosas se tuercen.

e.- Debido a ese movimiento a impulsos tan característico de la AA.PP., los cambios de rumbo repentinos son frecuentes. Una planificación sólida es imprescindible para poder evaluar el impacto de esos cambios. Cuanto mayor es el plazo de ejecución, más relevante es este factor.

f.- Salvo que se disponga de gran cantidad de recursos para la ejecución del proyecto, la disciplina a la hora de cumplir los hitos internos y la autodisciplina a la hora de ser constantes en el trabajo, es básica. Debe aislarse el ritmo de trabajo de quienes están bajo la responsabilidad de la empresa del ritmo de la AA.PP., por mucho que cueste. La capacidad de esta última para acelerar procesos es amplia (generarmente a base de inyectar recursos) si fuera necesario. Esta capacidad no suele darse en la propia empresa salvo que tenga un tamaño considerable.

g.- Al desarrollar proyectos para la AA.PP. que afecten directamente a gran cantidad de ciudadanos o trabajadores públicos, si éstos visualizan a la empresa como ejecutora de ese proyecto, es decir, si la relación con el usuario es directa y constante, la complejidad del proyecto se multiplica. Deben tomarse medidas especiales para aislar a los técnicos de trabajos burocráticos y de gestión asociados a la interacción con los usuarios últimos.
Publicar un comentario